Usada, estafada y ahora chantajeada (2)

Mi amiga Yelitza de inmediato fue a una tienda local y me compro unos zapatos de tacón muy altos, como de unos 10 cm, cuando regreso me los da, me quede algo helado de solo pensar que esos zapatos eran para mi, lo único que pude decirle es que no tenia dinero para pagarlos y ella respondió que ya tendría suficiente como para pagarle esos y muchos mas, hizo que me los pusiera. Le dije » no puedo hacer esto» estaba rojísimo de la vergüenza, ella respondió…» no seas pendejo, pieza que esto es el negocio de tu vida», tome fuerzas, intente levantarme, ya había dado el primer paso hacia mi transformación, pero el primer paso hacia delante fue supe torpe, casi me caigo, Yelitza me tomo de las manos y me ayudo a caminar como a una niña que aprende a usar sus tacones altos.

Luego de un par de días ya dominaba la altura de mis tacones y Yelitza dijo…» esta muy bien, has progresado muchísimo, ahora es tiempo de que aprendas a sentarte, caminar, y actuar a como una dama….. ¿ por que vestimos con un vestido, te maquillo y así te sentirás mas es tu papel?» me negué, no quería que ella me viera así, y le dije que ya era suficiente presión con lo que estaba aprendiendo.

Pasaron los quince días y yo ya sabia caminar a la perfección con mis tacones, moverme, actuar, y hablar como toda una mujer, aunque mi tono de vos no ayudaba mucho… llego la hora de la verdad, una camioneta Suburban paso por mi el día sábado a eso de las 11 AM, tome un morral donde llevaba un par de mudas de ropa (de hombre claro), me subí a la camioneta, pensé que se dirigiría a la casa donde había estado antes, pero sorpresa!!!!! No fue así, me llevaron a una hermosísima casa en la costa, frente al mar, a unas 2 horas de donde vivo, me recibe Javier y me dice «hola Dubrasca…. Así te llamaras desde hoy hasta que te vayas» no dije ni una sola palabra, no se como describir la extraña sensación que me produjo cuando se dirigió a mi como mujer, me toma de la mano y me lleva a la casa.



En el camino me fue explicando como seria mi día de trasformación… «te he preparado toda una sesión con una persona especializada en mejorar la imagen, te va a depilar, a cortar el cabello, te vestirá y te maquillara…. Esta será tu habitación durante tu estadía»… llegamos a una hermosísima habitación con mucho color rosa suave y blanco, con baño privado, un armario repleto de ropa de mujer muy hermosa y juvenil, y con todo tipo de maquillajes y accesorios, algo como para una princesa.

Ahí me esperaba Priscila, una dama de unos 30 años, muy elegante y con todo un equipo profesional de cosas de estilista, Javier le dice…»esta es la chica de quien te hable, quiero que la dejes como una súper modelo, cuento contigo Priscila», ella respondió… «veré que puedo hacer», Javier le entrega una foto y dice «aquí tienes para que la uses de referencia de cómo quiero que luzca» y el se fue de la habitación.

Lo primero que me dijo fue que me metiera a la ducha, me dio un jabón de rosas, un shampoo que acostumbra a usar mucho las mujeres y me metí a darme una ducha, al salir de inmediato me dirige a una silla frente a unos espejos, y yo le pedí que por favor que frente al los espejos no, que no quería ver lo que me iba a hacer, ella accedió. Me senté, me coloco una crema depiladota en la cara, de esas que te abren los poros y se caen solos los vellos, la coloco en los lugares donde me sale bello facial ( que es muy poco) comenzó a arderme la cara y me sentí muy incomodo, me dijo que aguantara que solo eras 10 minutos, luego limpio mi cara con un paño húmedo y toque mi rostro y estaba muy suave, como que nunca tuve vello, luego comenzó ha hacer cortes en mi cabello, después coloco algo para aclarar un poco el color de mi cabello, estuve como una hora con una serie de cosas en la cabeza. Mientras que el quicio en mi cabello hacia su trabajo, me mando a colocarme de pie y comenzó a colocarme la misma crema depiladota en todo el cuerpo, incluyendo mi pubis y en mi cola, en medio de mis nalgas coloco una cantidad, al cabo de 10 minutos comenzó a arderme todo el cuerpo y me dijo que me metiera nuevamente a la ducha. Lo hice de inmediato con mucho afán, tratando de quitar lo más rápido posible todo eso que me estaba quemando.

Cuando Salí de la ducha y comencé a secarme y no pude evitar notar que mi piel estaba muy suave y limpia, de momento me pareció que mi cuerpo, en especial mis piernas Lucian muy bien, esto me provoco otro escalofrío, respire profundo y salí del baño a seguir con mi sesión de belleza, cuando salí Priscila tenia preparado todo un equipo de ropa y maquillaje, me dijo que me relajara y me vistiera, que ella me ayudaría, también dijo que me tenia que tomar dos medicamentos, uno era algo que producía impotencia mientras lo tomara y el otro, un jarabe que me daría una especie de dificultad para emitir mi vos, como cuando alguien tiene gripe y que esto agudizaría un poco mi vos y que cuando dejara de tomarlos todo volvería a la normalidad.

Lo pensé un par de veces antes de tomarlos, pero al final lo hice, luego me pare frente a Priscila, ella me quito la toalla con la que salí de la ducha, y comenzó a colocarme un anestésico en crema sobre mi pene y dijo que era para evitar una erección por accidente antes de que el medicamento hiciera su efecto, no creo que tendría una con lo nervioso que estaba, luego tomo una tanga negra muy linda y sexy, de seda con detalles en encajes y me la pone, a decir verdad me incomodo un poco sentir la tanga en medio de mis nalgas rozando mi pequeño y apretadito hoyo, luego un bra que hacia juego y los relleno con unos postizos de Silicon, , me dio una blusa blanca cerradita delante pero con un gran escote en la espalda, me la puse y me quedaba un poco ajustada, luego me ayudo a ponerme una mini falda negra muy linda, ajustada en la cintura y caderas pero sueltita en la parte de abajo.

Me senté nuevamente y comenzó a arréglame las unas de los pies, me las pinto de un rosa suave con mucho brillo, luego las de las manos, me coloco unas uñas acrílicas algo largas y las pinto del mismo color, al terminar regreso a mi cabello, comenzó a secarlo, dejándolo muy lacio, me hizo una cola de caballo y me dejo algunos flequillos, yo a todas estas no me había visto al espejo por el pánico que sentía de hacerlo, y Priscila no decía nada de mi aspecto,, me dijo que tenia que perforarme la otra oreja y solo dije que si moviendo la cabeza,, me coloco anestésico en crema, tomo una aguja y solo sentí ese ruidito desagradable que hace cuando te perforan, me coloco unos aretes circulares pequeños y dijo que no debía quitármelos en esa semana o de lo contrario se cerraría el agujero.

Después de esto se dedico a maquillarme, en todo ese proceso estuvimos cerca de unas 5 horas y ya yo estaba tan agotado que solo me dejaba hacer, me coloco algunos accesorios más, luego saco del armario unas sandalias muy sexys de tacón alto, amarraditas al tobillo, me ayudo a colocármelas, sin decir nada tomo la foto de la chica que supongo era la ex de Javier, miro la foto, me miro a mi, y muy seria solo dijo, «»»párese que termine, es mejor que te levantes y te mires al espejo»»», lo dijo de una manera que pensé que me veía muy mal, me levante y me dirigí a un espejo cuerpo completo que estaba en una esquina de la habitación, yo solo veía al piso mientras me acercaba al espejo porque sabia que me veía muy mal. Cuando llegue al espejo pensé, «que diablos» y subí la mirada de un solo golpe y me vi al espejo. Solo pude decir una cosa……» ooooooo por dioooooooossssss!!!!!!!!! Que carajos!!!!!!!!!!!!!.

Pronto les contare la parte final de cómo me transforme en algo que nunca imagine

LindaDubra

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.