El amor y el sexo por mi suegra

Aquella mañana Elena Mari y su madre quedaron en ir al piso donde viviríamos Elena y yo una vez que nos hubiésemos casado. Yo estaba durmiendo en la habitación del piso de abajo, ya que había estado trabajando de noche, sobre las 10 llegaron las dos para tomar medidas de las cortinas de la habitación de matrimonio. En la habitación de matrimonio no dormiría nadie hasta el día de la boda. La habitación de abajo donde yo dormía estaba enfrente del salón, Elena Mari y su madre hablaban bajito par no despertarme, pero el ruido del cuchicheo me despertó, la puerta de la habitación estaba casi cerrada quedaba una rendija abierta de unos 10 centímetros, como era principios de verano yo dormía desnudo sin ropa ni mantas. Mire hacia la puerta y veía la cara de la madre de Elena Mari que miraba de reojo hacia adentro, yo estaba boca arriba y mi polla reposaba sobre la pierna, yo veía como sus ojos no podían evitar mirar mi polla.

Oí decir a Elena Mari que iba a abrir las ventanas de dormitorio de matrimonio y usar el baño de arriba, su madre le pregunto donde teníamos la cinta de medir ella le respondió que en la habitación donde yo dormía en el cajón del escritorio, su madre le dijo que ella no entraría allí, ya que me podía despertar lo que no se atrevía a decirle a su hija es que su yerno dormía desnudo enseñando su polla. Elena Mari le dijo que entrase que ella tardaría un rato en el baño, La señora Elena que así se llamaba la madre entreabrió la puerta y yo me hice el dormido, entro con mucho sigilo se paró junto a mí y me miraba con los abiertos como platos, ya que mi polla empezaba a ponerse dura por la excitación del momento, ya que solo pensar que me estaba exhibiendo desnudo ante la madre de mi novia me excitaba muchísimo.



¿La señora Elena una mujer de 65 años y que aún tenía su sexapil se acercó un poco más a mí, yo hoya como su respiración se aceleraba se podía oír los latidos de su corazón acelerado, aún no sé por qué o como sucedió, pero acercó su mano a mi polla y la toco con suavidad, abrí los ojos y cogí su mano y la apreté contra mi polla que ya estaba durísima, ella emitió un pequeño gritó y trato de zafarse de mi agarre, yo no la deje y le dije le gusta lo que ve? Ella colorada me decía no perdona fu un error no sé que me ha pasado. Yo usando mi voz en tono suave le dije no pasa nada siéntese junto ami, ella dejó de pelear y se sentó a mi lado aún estaba azorada, yo le dije Elena no pasa nada esto es entre usted y yo, pronto seré de la familia y podemos disfrutar el uno del otro.

Me dijo no esto no esta bien deja que me marche mi hija está arriba, suéltame o grito por favor, la atraje hacia mí y la bese mientras con su mano masturbaba mi polla le dije no me deje así por favor, no separaba su boca de la mía aceptaba el largo beso con placer solté su mano y ella siguió masturbándome lo hacía ella sola, introduje mi mano entre sus muslos y con mis dedos separé su braga de algodón y encontré un coño mojado que agradecía mis atenciones. Me miro y me dijo José esto no está bien, Elena Mari está arriba, yo la mire y le dije yo no la sujeto aga lo que desee, me miro mi polla mojada se separó un poco sin soltar mi polla dura y comenzó a lamerla su lengua cálida y húmeda aumento mi excitación seguí así por un rato más y estallé mi polla le lleno la lengua, la boca y la cara de semen.

L atraje hacia mí, la besé y compartimos el sabor de mi semen. Oímos la cisterna de baño de arriba y la voz de Elena Mari que decía mama la encontraste, su madre aun azorada y excitada le dijo José esta despierto él me la ha cogido y enseñado, digo dado. Nos comenzamos a reír por el equívoco mi suegra se levantó entro en el baño pequeño oí el agua del grifo y cerro la puerta. Me levante y me puse una bata, Elena Mari apareció en la puerta y me dijo, vida no te habremos despertado, yo le conteste no, no te preocupes. Me pregunto por su madre y le conteste que estaba en el aseo, me acerque a Elena Mari y la bese en la boca, ella me miro y me dijo estás vestido?, me abrí la bata y le enseñe mi polla, ella dijo vida tapate que te puede ver mi madre. Mi suegra salió del aseo y me acerqué que a ella con disimulo y le dije al oído, esto es el principio de lo que podemos hacer.

TOHOGORI

Entradas relacionadas

Deja tu comentario